CADA VEZ MÁS GRANDE: Iansa abandonó por rotura de motor, pero hizo un carrerón

Gastón Iansa debió abandonar en Concordia, Entre Ríos, por la rotura del motor cuando marchaba 7º a pocas vueltas del final, luego de remontar desde  el puesto 20 en la final de la Clase 2 del Turismo Nacional


3 de Junio | El diario del lunes, o las páginas web especializadas, contarán con exactitud y rigurosidad periodística que Gastón Iansa terminó en el puesto 24 en la 5ª fecha del Turismo Nacional Clase 2 que se disputó en Concordia, Entre Ríos, pero pocos contarán lo que el piloto de San Vicente hizo a los largo de 11 vueltas, en las que mostró su mejor versión, corriendo a todos desde el fondo del pelotón y pasando autos, vuelta a vuelta, hasta que el motor dijo “no va más” y lo dejó sin chances cuando ya estaba a tiro de saltar a la 6ª colocación, y lo más importante, en la zona de “puntos gordos”, como acostumbra a decirse en el mundo motor.

Muñeco Maldito

No es el nombre de una película de terror, aunque sí un momento para olvidar en la jornada del viernes, cuando Iansa venía haciendo una buena clasificación con buenos parciales y listo para abrir la vuelta. Volvió cagadita Iansa” contó entre risas el piloto, riéndose de sí mismo, lo que demuestra “la humildad de éste deportista” y que no todo es tan terrible. “Estábamos para pelear adelante y en la vuelta de clasifica producto de pegarle a un muñeco de goma se nos rompió un amortiguador” contó Iansa, sabiendo que la seria la largaba muy atrás al haber quedado en el puesto 19.

No todas son iguales

Iansa salió en la Serie desde el puesto Nº 10 y desde ahí intentó hacer lo mejor que pudo, incluso había superado a 4 autos, pero otra vez los golpes y el “chapa-chapa” lo llevaron para atrás terminando en el mismo lugar de partida, perdiendo chances de sumar puntos para el campeonato y de ganar lugares para la final del domingo.

“Hoy salí a intentar recolectar puntos y me salió todo mal. Mañana volvemos a mi forma de manejar y que sea lo que dios quiera. VQV” había dicho Iansa luego de la serie que lo depositaba en el cajón 20 de la grilla de partida.

Una Final increíble, pero impensada

Desde la vuelta 1, Iansa salió a correr “a lo Gasty”; “plata o mierda” como dicen en el automovilismo, llevando al Fiesta al máximo en todos los giros, atacando a sus rivales con sus mejores armas, dejando autos en el camino, vuelta a vuelta, y defendiendo la posición cuando había que hacerlo.

La carrera tuvo tres neutralizaciones, y en las dos ocasiones anteriores el de San Vicente salió airoso no perdiendo terreno, ni posiciones, más allá que la técnica lo hizo regresar al puesto 9 en la segunda entrada del Auto de Seguridad cuando ya estaba en la 8ª colocación, pero eso no lo ponemos en duda porque es decisión del comisariato deportivo.

Luego de la segunda neutralización (también por la rotura de motores de otras máquinas) Iansa había quedado 7º a falta de 4 vueltas y con Leanez a la vista (que cada vez lo veía a Iansa más grande en sus espejos) para saltar al puesto 6, cuando la planta impulsora del Fiesta Kinetic no aguantó más la tremenda exigencia de este trazado, dejando sin chances a Iansa de ir por más, como él lo había anticipado y como tantas veces lo hizo desde atrás.

Devolviendo el cariño de la gente

“Hoy fui yo, corrí como me gusta, y el misil explotó cuando veníamos en el puesto 7 después de largar desde el puesto 20. Esto me da más fuerza para lo que viene, ya sabiendo cómo tengo que hacer las cosas y con el objetivo más claro que nunca. Me quedo con la segunda foto y toda la gente que me levanto el ánimo cuando venía caminando. Estamos más vivos que nunca y buscando un equilibrio entre todo y nada. Gracias a todos por los mensajes, es lindo y más valorable tener más mensajes hoy, que no nos salieron las cosas, que cuando ganas. Gracias a todos” escribió en su perfil de Facebook este gran deportista sanvicentino.

 

Mucho más que dos

Pocos pudieron ver la imagen del domingo, esa que solo pueden captar los fotógrafos profesionales (a quienes agradecemos eternamente su trabajo y talento) que nos nutren con sus impresionantes imágenes, que hablan por sí solas. Una vez que Iansa abandonó la competencia, y luego de lamentarse por lo sucedido, se acercó a su auto y le dio una caricia, en lugar de golpearlo o maldecirlo, como suele pasar habitualmente, demostrando lo importante que es para él, e imaginamos lo que le habría dicho. “Tranquilo Misil, no pasa nada, en 40 días nos volvemos a ver en San Jorge, en el Parque de la Velocidad, y ahí sí eh, preparate …`Vamo que Vamo`, acordate que siempre hay revancha

Fotos Tomas FTV / Fabio Vignolles

Mucho más que dos

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *